La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que existen cuatro variantes: Alpha, Beta, Gamma y Delta. Siendo la Delta la más preocupante en el continente europeo, ya que es un 60 % más transmisible que la británica.

La variante Delta del SARS-CoV-2 fue notificada por primera vez en octubre del 2020, en la India y hasta el momento, se va expandiendo en al menos 92 países como Portugal, Francia, China, Alemania o Reino Unido, entre otros. En este último, alcanza el 99% de prevalencia entre las variantes circulantes. No obstante, en España se han notificado casos y brotes importados y autóctonos.

 

¿Qué síntomas produce la variante Delta?

– Dolor de cabeza

– Dolor de garganta y secreción nasal.

– Fiebre.

Lo que más alerta es el incremento del riesgo de hospitalización.

 

¿Qué pasa con las vacunas ante esta variante?

Se ha demostrado que los sueros de Pfizer y AstraZeneca son suficientes para neutralizar el virus. Así, con la pauta completa la efectividad para evitar la hospitalización asciende al 96% en el caso de la vacuna de Pfizer y al 92% en el caso de AstraZeneca.

A estos dos, se le suma la vacuna de Janssen. Un estudio presentado recientemente por Johnson & Johnson demuestra que la monodosis genera una fuerte y persistente actividad frente a la variante india y otras altamente prevalentes.

 

Variante Delta en España

Según el último informe del 28 de junio de 2021 del Ministerio de Sanidad sobre la situación epidemiológica, esta variante ha ido incrementando su porcentaje hasta alcanzar un 2,7% en la semana 22. No obstante, su expansión es muy irregular de manera que, en algunas comunidades su presencia es baja pero en otras progresa rápidamente, alcanzando porcentajes superiores incluso al 10% en muestreos aleatorios.