Con el visto bueno del Congreso (162 votos a favor) se ha aprobado un decreto-ley  que impone la mascarilla obligatoria en exteriores y sin fecha límite. 

Pese a que España lleva ya dos semanas en una estabilización de los contagios por covid-19, con un descenso sobre la incidencia de la variante ómicron, el Gobierno ha decidido ahora reforzar su postura de obligatoriedad de la mascarilla en cualquier punto que no sea un entorno privado.

Así pues, las mascarillas obligatorias en exteriores para mayores de 6 años no tienen fecha final, será la propia Cámara Baja quien tenga que revocarlas, y por ello que las críticas han llegado desde la oposición como desde los socios del Gobierno. Por la extraña introducción de la medida, pero también por el hecho de que el resto de países europeos apenas impone ya el uso de la mascarilla.

 

Restricciones Covid en el resto de Europa

Liderada la vuelta a la normalidad por Dinamarca, donde ya se ha suprimido toda restricción ante el coronavirus y solo existen recomendaciones, Francia y Reino Unido han sido los últimos en eliminar la mascarilla en exteriores así como han relajado el uso del pasaporte Covid.

Portugal, Andorra, Bélgica, Polonia y Hungría ya se puede ir por la calle sin mascarilla, desde hace varios meses, aunque es obligatoria en algunos espacios cerrados como comercios, colegios o transporte público. Algo similar a lo que ocurre en Alemania, donde únicamente es obligatorio llevar FFP2 en metros, autobuses y tranvías, mientras el pasaporte Covid ya se puede sustituir por un test negativo para entrar a entornos cerrados.

Finlandia e Irlanda tampoco imponen ya las mascarillas al aire libre.  En Países Bajos, y Austria, por su parte, ha eliminado las cuarentenas obligatorias hasta para los no vacunados.

Por su parte,  Escocia e Italia mantienen la obligatoriedad de las mascarillas en la calle, en principio hasta el 10 de febrero, fecha en la que se evaluarán nuevamente las medidas según la evolución epidemiológica.