En el contexto cambiante en el que se desenvuelve la norma de uso obligatorio de la mascarilla en diferentes ámbitos para 2022, como medida de protección y seguridad ante la Covid-19 y otras enfermedades de transmisión vía aérea.

Jorge Lázaro, vicepresidente de OEsp, manifiesta que “el uso de la mascarilla seguirá siendo indispensable en muchas situaciones, como en espacios cerrados, para garantizar la seguridad. Eliminar el uso completo de las mascarillas podría suponer un riesgo fuerte, ya que no todas las personas cuentan con la pauta completa de vacunación”.

Por ello, desde la Asociación prevén aumentar la producción en un 10% durante 2022 y exportar un 30% más de productos sanitarios.

Asimismo, las 17 empresas asociadas a OESP, cuentan con una capacidad de producción de más de 160 millones de mascarillas al mes, lo que permite asegurar un abastecimiento a nivel nacional suficiente de estos productos.

En este sentido, Lázaro apunta que “estamos viendo que el ritmo de ventas de mascarillas se ha mantenido constante tras la eliminación de la obligación de uso en espacios abiertos, por estas evidencias, confiamos en que la demanda y utilización de mascarillas se mantenga alta durante el próximo año, tal y como ha ocurrido hasta ahora”.

 

En 2021 la gripe pasó a 0,7 casos por 100.000 habitantes

Desde que se estableciera de forma legal la obligación del uso de la mascarilla el pasado año, otras patologías tales como la gripe también han disminuido su índice de contagio. De hecho, según los datos del Boletín Epidemiológico, la gripe pasó de superar los 284 casos por 100.000 habitantes en la sexta semana de 2020 a solo 0,7 en el mismo periodo de 2021.